Hematomas Cerebrales

Llamaremos hematoma a la acumulación de sangre a causa de una ruptura de un vaso sanguíneo y por lo tanto el torrente sanguíneo no circula en la condición adecuada. En el caso de los hematomas cerebrales la ruptura del vaso se produce en el cerebro y puede estar relacionado con fallos de uno o más vasos sanguíneos por malformación arterial o hematomas producidos por un accidente cerebro vascular hemorrágico o un traumatismo craneal. En cualquiera de los casos, los hematomas pueden comprimir las estructuras propias del cráneo y derivar en consecuencias muy graves.

Cuidado con los Hematomas Cerebrales

Síntomas de los Hematomas Cerebrales

Los traumatismos cerebrales pueden presentar diversos síntomas que van a depender del área del cerebro que haya sido afectada o dañada; pudiendo presentarse problemas de memoria, cefalea persistente, falta de sueño o problemas para dormir, trastornos del habla y de la lengua; entre otros. La detección de las hemorragias cerebrales se realiza a través de una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

Adicionalmente, dependiendo de la gravedad de los hematomas, el paciente podría requerir una intervención quirúrgica que permita evacuar la sangre del hematoma. Es importante no confundir los hematomas cerebrales con las hemorragias subaracnoideas ya que después de una lesión puede producirse este tipo de hemorragia que no necesariamente se constituye en este tipo específico de patología.

Sintomas Hematomas Cerebrales

Por otra parte, la toma de ácido acetilsalicílico o anticoagulantes en algunas personas genera un mayor porcentaje de riesgo de generar hematomas cerebrales a partir de un traumatismo que podría considerarse leve e inclusive accidentes cerebro vasculares y las hemorragias subaracnoideas pueden generar hematomas  bajo el consumo de los medicamentos antes mencionados.

En la mayoría de los casos de hematomas en el cerebro, bien sean de tipo hematomas epidurales e intracerebrales y muchos hematomas subdurales presentan un desarrollo rápido que complican la condición del paciente y pueden producir síntomas en corto plazo. Las acumulaciones grandes de sangre pueden ser capaces de comprimir el cerebro y generar en el paciente una hernia cerebral lo que lleva a que el paciente sufra de coma, pérdida de la consciencia disminución de la frecuencia cardíaca o dificultades respiratorias, inclusive la muerte en el peor de los casos.

Caso contrario ocurre con los hematomas de tipo subdurales los cuales tienen un desarrollo más lento, sobre todo en pacientes de avanzada edad, quienes pueden presentar signos de pérdida de memoria o síntomas parecidos a la demencia; en algunos casos los pacientes con hematomas subdurales ni siquiera recuerdan haber sufrido un traumatismo causante de su afección. En cada uno de los casos el tratamiento corresponderá al tipo y tamaño de los hematomas que presente el paciente y el grado de su hipertensión intracraneal.

Clasificación de los Hematomas Cerebrales

 

  • Hematomas Cerebrales Epidurales

En el caso de estos hematomas, la hemorragia es producida cuando una fractura craneal desgarra el vaso sanguíneo localizado entre el cráneo y la capa externa del tejido que cubre el cerebro. Esto puede generar en el paciente en unas pocas horas después de haber sufrido el traumatismo un fuerte e intenso dolor de cabeza, el cual presenta episodios intermitentes de intensidad en cuanto al dolor. Los pacientes con hematomas epidurales degeneran en un rápido deterioro de la consciencia que se puede manifestar como un colapso o un coma profundo.

Entre los síntomas de los hematomas en el cerebro epidurales se puede generar en el paciente una pérdida del conocimiento justo después del traumatismo o lesión que podría alternar con episodios de lucidez o intervalo lúcido antes de caer en el deterioro de la consciencia a causa de los hematomas epidurales. Asimismo, pueden desarrollarse otros síntomas tales como parálisis del cuerpo del lado contrario de donde se sufrió el trauma, dificultades en el habla, entre otros. Todo dependerá del área del cerebro que haya sido dañada a partir del trauma.

Para diagnosticar los hematomas del cerebro epidurales de forma rápida es necesaria la tomografía computarizada y deben ser tratados una vez que son detectados. Los hematomas epidurales deben recibir oportunamente el tratamiento tan pronto se detectan para evitar daños permanentes y de mayor gravedad, esto se efectúa por medio de la evacuación de la sangre con una o más aberturas en el cráneo o deteniendo la hemorragia directamente.

  • Hematomas Cerebrales Suddurales

Este tipo de hematomas son causados comúnmente por el sangrado en las arterias, siendo localizados por hemorragias en las venas entre la capa media y el tejido que cubre el encéfalo. Asimismo, los hematomas subdurales se clasifican en agudos, subagudos o crónicos.

Los hematomas del cerebro subdurales serán agudos cuando se produce una hemorragia rápida después de un traumatismo craneal grave. En este caso, los síntomas se generan en los primeros minutos del traumatismo o en el pasar de pocas horas, contrario a los que sería los hematomas subdurales crónicos que pueden manifestarse después de semanas o meses y con condiciones ya muy graves para el momento de su detección

Comúnmente, como síntomas persiste el dolor de cabeza en el paciente, falta de sueño y alteraciones de la memoria. Los hematomas subdurales en bebés lactantes generan el aumento del tamaño de la cabeza a raíz de la flexibilidad del cráneo del infante, pero esto también influye en que la presión intracraneal sea menor a la que sentiría un adulto. Las tomografías computarizadas son capaces de detectar hematomas subdurales bien sean agudos o crónicos, sin embargo, en el último caso se recomienda la resonancia magnética.

  • Hematomas Cerebrales Intracerebrales

Los hematomas del cerebro intracerebrales son el resultado de una contusión cerebral generada a partir de un traumatismo grave, lo que genera en el paciente la pérdida del sueño, confusión y dificultades en el habla y el lenguaje, todo dependerá de la zona del cerebro que haya sido afectada a partir del traumatismo. En el caso de hematomas intracerebrales se produce una acumulación de líquido en el cerebro lesionado y por ello que se pueden explicar las muertes por traumatismo en el cráneo. Para su detección se puede recurrir a la tomografía computarizada o la resonancia magnética.

Además de Hematomas Cerebrales también te puede interesar: