Hematomas Intraparenquimatosos

Dentro de la clasificación de los hematomas encontramos los hematomas intraparenquimatosos que refieren a la ruptura de vasos sanguíneos con acumulación de sangre en el interior del parénquima, lo cual puede adquirir una forma de círculo u óvalo que puede irrumpir el tejido y crecer de forma que comprime y desplaza el tejido cerebral contiguo.

Que son los Hematomas Intraparenquimatosos

Este tipo de hematomas se clasifican en dos: hematoma intraparenquimatosa primaria que se produce en rupturas de la pared vascular a partir de la afectación de procesos degenerativos. En este caso de hemorragia particularmente influyen patologías tales como la arteriosclerosis o la hipertensión arterial. El segundo caso de hematomas de este tipo son los de hemorragia secundaria, producidos a partir de la ruptura de vasos sanguíneos congénitamente anormales con malformaciones vasculares, vasos con hemorragia intratumoral o vasos alterados por procesos por aneurismas micóticos.

Particularmente, en casos de hematomas grandes se desplazan las estructuras de línea media hacia el lado opuesto por lo que se podría ver comprometidos centros vitales del cuerpo tales como el tallo cerebral y por lo tanto el paciente podría sufrir un coma o inclusive la muerte. A partir del tamaño y ubicación podría darse el caso de que l sangre se abra espacio subaracnoideo vecino por otra parte, según su configuración podemos clasificar la hemorragia en lobar, profunda, basales, subtalámica y cerebelosa.

Causas de los Hematomas Intraparenquimatosos

A partir de las causas de la hemorragia podemos dividir ésta en dos: traumática y espontánea las causas de las hemorragias espontáneas son diversas entre las que se puede mencionar hemorragia intraparenquimatosa del hipertenso, ruptura de malformación arteriovenosa, tumores cerebrales: primarios y metastásicos, trastornos de la coagulación y administración de anticoagulantes orales o infarto hemorrágico arterial o venoso; entre otras.

Diagnósticos de los Hematomas Intraparenquimatosos

El diagnóstico de los hematomas del interior del parénquima estará relacionado con los síntomas tempranos, los cuales aparecen de acuerdo a la ubicación de la hemorragia. Hematomas ubicados en la región putaminal derecha, presentará síntomas en el paciente tales como disfunción de la cara, miembros superiores e inferior izquierdo, hematoma ubicado en la sustancia subcortical de la porción laterosuperior del lóbulo temporal izquierdo se tendrá un paciente con posible trastorno del lenguaje.

En casos de sangramiento cerebeloso puede presentar sensación de inestabilidad y desequilibrio. Si los hematomas crecen, los síntomas se agravan ya que la velocidad e intensidad de la evolución del hematoma se relaciona con el tamaño y ubicación de la arteria afectada y la cantidad de sangre acumulada. Por otra parte, el vómito se constituye en un síntoma de diagnóstico importante, sobre todo en los casos donde los hematomas parenquimatosos se encuentran en el compartimiento infratensorial. También puede presentarse cefalea en menos probabilidades que el vómito pudiendo estar ausente en caso de hematomas más pequeños.

Igualmente, las alteraciones de los estados de conciencia se relacionan con el tamaño y ubicación del hematoma. Síntomas como el letargo son comunes en pacientes con hemorragias que afectan tálamo, ya que se ve afectado directamente el sistema reticular que se encarga de activar esas regiones. Adicionalmente los hematomas cerebelosos pueden ser responsables de causar estupor por el aumento del contenido de la presión intracraneal. Habiendo un coma con un paciente de hemorragia lobar, se presenta un pronóstico de recuperación malo; pero, en lesiones de tálamo no existirá una correlación apreciable entre el nivel de conciencia y el pronóstico del paciente.

Pruebas para la detección de Hematomas Intraparenquimatosos

     Lo propicio en caso de hemorragias es la realización de una tomografía computarizada de cráneo la cual así podrá permitir visualizar la extensión y contacto con el líquido cefalorraquídeo, además de las posibles complicaciones y resoluciones que evolutivamente pueden desarrollar los moratones intraparenquimatosos. Lo prudentes es la realización de dicha tomografía simple y con contraste una vez disuelto por completo el hematoma para dejar previsto una posible malformación o  bien sea un tumor.

Tratamientos para los Hematomas Intraparenquimatosos

Todo tratamiento aplicado a los hematomas parenquimatosos debe buscar en primera instancia la preservación de la vida del paciente, considerando en la medida de lo posible las complicaciones de la patología y las secuelas que ésta puede dejar. Por ello es de suma importancia un diagnóstico rápido y la admisión inmediata del paciente en un centro médico de cuidados especiales o cuidados intensivos.

Lo primero a considerar en el cuidado de un paciente con hematomas de este tipo es un control estricto de la presión arterial y su reducción a 190/110 en las primeras seis horas de su ingreso al centro médico. Es necesario el uso de medicación para tratar el edema cerebral y un tratamiento con benzodiacepinas y analgésicos en caso de que el paciente presente agitación.

Cuidados secundarios en Hematomas Intraparenquimatosos

Una vez tratado los hematomas, los cuidados posteriores o secundarios corresponderán a un control estricto y mantenimiento de cifras por debajo de 140/80. Por lo demás las prevenciones y demás cuidados recaerán en el tratamiento etiológico del paciente. Si es necesario, se puede llegar a la cirugía para tratar cavernomas en algunas lesiones accesibles. En caso de que éstas sean profundas se deberá seguir una evaluación continua y su cirugía en casos seleccionados.

Por otra parte, cuando se evidencia una hemorragia cerebral secundaria a tumor es pertinente un tratamiento quirúrgico, siempre que haya acceso a éste. En casos tales como tumores benignos los cuales podrían traer mejoras y beneficios al paciente pero que no ponga en alto riesgo la vida.

Por último, en el caso de hematomas intra-parenquimatosos por vasculitis, inflamatorias o fármacos se recomienda la aplicación de corticoides. Si el caso es de hemorragias cerebrales secundarias a terapia anticoagulante, se puede suspender el tratamiento e intentar con la transfusión de plasma fresco y vitaminas K inmediatamente. Asimismo, se podría sugerir cirugía en casos precisos una vez que el médico haya revertidos el efecto anticoagulante. Pero en caso de que la hemorragia asociada a trombopenia sebera realizar entonces la transfusión de plaquetas. Adicionalmente, en los casos de pacientes con trombopenia autoinmune el doctor puede hacer la recomendación de corticoides, sobre todo para realizar cirugía.

Además de Hematomas Intraparenquimatosos también te puede interesar: