Hematomas Retrocoriales

Los hematomas retrocoriales se originan después de la ruptura de una arteria en el interior de la placenta, produciendo así un sangramiento interno  y formando coágulos de sangre colocando en un riesgo letal al feto. Si su tamaño es muy grande puede interferir en el crecimiento del feto ya que no llegan los nutrientes necesarios para su desarrollo. El oxígeno también se ve limitado por este tipo de los hematomas.

Hematomas Retrocoriales y el aborto

Aclaramos que las mujeres que padecen de hematomas de tipo retrocorial no siempre abortan, aunque tienen mayor riesgo para que esto ocurra es necesario que se cumplan una serie de patologías. Hay que tomar en cuenta que cualquier mujer embarazada puede estar expuesta a la formación de hematomas, aunque esta puede ser la consecuencia de no llevar el control necesario para que evolucione normalmente el embarazo. Muchas personas caen en el error de no acudir al médico cuando aparece un síntoma extraño, por muy pequeño sea hay que tener siempre presente que cualquier enfermedad  o patología tiene más probabilidad de controlarse si es asistida a tiempo. Al igual que los hematomas epidurales y los hematomas retroplacentarios, estos tipos de hematomas pueden ser detectados por medio de ecografías y  ultrasonidos pélvicos vaginales. Y en algunos casos un estudio hematológico puede ser complemento para tener un diagnostico seguro.

¿ Por qué ocurren los Hematomas Retrocoriales ?

No solo es necesario llevar un golpe en el vientre durante el embarazo para que salgan los hematomas de tipo retrocorial. Estos pueden aparecer si el paciente ha padecido diabetes antes del embarazo, hipertensión, factores inmunológicos y hematológicos. El hematoma retrocorial se pueden visualizar entre la semana 8 y la semana 10, por supuesto se debe realizar una ecografía que va a determinar el tamaño y la ubicación el mismo. Lo más importante es monitorearlo periódicamente, pero no te preocupes si  no ha aumentado su tamaño, es muy probable que  el embarazo siga su curso normal. Existen algunos factores de riesgo que ayudan a la formación de hematomas retrocoriales, como embarazos de avanzada edad, las primerizas, el alcohol, el tabaquismo y la endometriosis.

Hematomas Retrocoriales y las Consecuencias para Feto

En primer lugar, hablaremos de las consecuencias en la madre. Para una mujer causa un impacto psicológico fuerte cuando se diagnostica cualquier tipo de hematoma durante la gestación. Puede llegar a alcanzar altos niveles de estrés. Físicamente el cuadro es muy preocupante los hematomas pueden venir acompañadas de mucha perdida sangre oscura, malestar general incluidos vómitos y mareos, contracciones dolorosas y extendidas por largos segundos.

La consecuencia de estos síntomas podría desencadenar en problemas con la coagulación de la sangre, bajas de hemoglobina pudiendo llegar a necesitar trasfusiones de sangre y la expulsión involuntaria del bebé. Cabe destacar que en algunos casos no se siente ningún síntoma, por ello es indispensable recalcar que hay que llevar control mensual para evitar consecuencias posteriores. Otra de las consecuencias que traen los hematomas de este tipo es que aumentan la probabilidad de parto prematuro, hipertensión e incluso desprendimiento de la placenta. Ahora bien para el feto, cualquier tipo de hematoma es perjudicial para su desarrollo, como ocurre un desprendimiento, puede estar expuesto a que no le lleguen los nutrientes necesarios, puede ocasionarle retraso al crecimiento fetal.

Tratamiento para los Hematomas Retrocoriales

Muchos especialistas están convencidos que el reposo es lo más viable para controlar el sangrado, ya que ayuda a dejar la matriz sin movimiento y facilita la coagulación. Por supuesto va acompañado de medicamentos recetados, una dieta balanceada y  bajar los niveles de estrés. Te vamos a dar algunos consejos sobre cómo debes comer para ayudar al organismo a diluir los hematomas durante el embarazo:

  1. Incluye en tu dieta frutas como melocotones, albaricoques, pasas, melón, frutas cítricas como la naranja y el limón, estas te pueden ayudar a diluir la sangre de forma natural.
  2. No comas granos ni vegetales que contengan almidón como las papas, evita también consumir, tomates, pimentones y cebollas ya que pueden incrementar los hematomas.
  3. No dejes de comer huevos, aves y carnes ya que te ayudara por su alto contenido de
  4. Consume muchos alimentos ricos en vitamina C.
  5. Añádale a su dieta muchos flavonoides.
  6. No consuma medicamentos que diluyan la sangre.
  7. Consuma alimentos con vitamina E, como el ajo.
  8. Evite especies como la cúrcuma, el ginseng y el jengibre.

Tome en cuenta que estos alimentos son un complemento para el tratamiento. Ahora bien, te hemos mostrado las causas, consecuencias y tratamientos para evitar los hematomas retrocoriales en el embarazo y así poder evitar el aborto. Pero todavía deberás conocer algunos tips que te ayudaran a no tener otras complicaciones durante tu embarazo.

  • Llevar un embarazo con tranquilidad, evitará molestias y situaciones de estrés constantes.
  • Consulta a tu médico si puedes o no tener relaciones sexuales, él te indicara si no hay ningún problemas de realizarlo según tu condición.
  • Evita fumar.
  • No es recomendable ingerir alcohol ni en pocas cantidades, así que elimina de tu lista una copita de licor o de vino por lo menos hasta que pases este periodo.
  • Realiza ejercicios moderados.
  • No realices deportes de aventura.
  • Evita consumir embutidos, contienen altos niveles de sodio.
  • Lavar bien las frutas, verduras y vegetales antes de consumirlas, ya que puedes correr el riesgo de contraer alguna bacteria o parásito que afectarían al feto.
  • Evita el contacto con las heces de cualquier animal.
  • No te expongas a rayos x, ni tomografías, ni resonancias al menos que sea de suma urgencia y con autorización de un médico.
  • Mantener el peso te ayudará a evitar enfermedades como la obesidad y la diabetes gestacional.
  • No consumas ningún medicamento que no sea preinscrito.
  • Evita subir a lugares que puedan causarte alguna caída u accidente.
  • Ve inmediatamente a un centro de salud cuando tengas fiebre o pérdida de sangre.
  • Y por último y no menos importante, recuerda asistir mensualmente a tu control prenatal.

Además de Hematomas Retrocoriales también te puede interesar: