Hematomas Subcutáneos

Dentro de los hematomas, estos son los más comunes, caracterizados por una hinchazón muy dolorosa y un color azulado en la zona afectada por el golpe. Los hematomas subcutáneos representan una herida que se ha mantenido cerrada de forma aguda, ya que, al producirse a consecuencia de un traumatismo, se romperán pequeños vasos sanguíneos que filtrarán su contenido dentro del tejido blando que se ubica debajo de la piel sin ser irrigado.

Tratamientos para los Hematomas Subcutáneos

Causas de los Hematomas Subcutáneos

Los hematomas por debajo de la piel, comúnmente son la consecuencia de un traumatismo o lesión conocida, bien sea un golpe recibido durante una pelea, un juego, por un descuido; pero usualmente, el paciente es consciente del accidente que le ocasiona el hematoma. Es también probable la aparición de hematomas de este tipo después de una operación, ya que la manipulación de los tejidos blandos conduce igualmente a la ruptura de los vasos sanguíneos.

En su aparición, los hematomas cutáneos pueden afectar bien sea la epidermis, cuando éste se ubica en la parte superficial de la piel y puede ser tratada con crioterapia, que es cuando aplicas compresas frías sobre el área afectada por el golpe, o pomadas heparinoides. La otra zona de afección de los hematomas de este tipo es en la hipodermis, cuando la acumulación de sangre se desarrolla en el espesor del tejido celular subcutáneo.

Síntomas de los Hematomas Subcutáneos

A partir de diversos estudios y revisión de casos de hematomas cutáneos, los que comprometen la hipodermis, son los que condicionarán un tratamiento más complejo dependiendo del volumen y evolución que presente el paciente. En ciertos casos, una acumulación de sangre en volúmenes altos dentro del tejido subcutáneo con varios días de evolución puede generar en el ser humano alteraciones en su estado general siendo común la fiebre, dolores, inflamaciones, inclusive se corre el riesgo de infecciones por necrosis en el área afectada.

Cuando los hematomas estas más adyacentes a músculos flexores se puede generar en los pacientes una impotencia funcional parecida a la que se genera cuando se localiza en miembros inferiores, sobre todo cuando estos se sitúan en región tibial en su cara anterior, antero interna y antero externa, y ante la irrigación total del coagulo en un tiempo prudencial por medio de un procedimiento tradicional, es decir la incisión para drenar el hematoma o acumulación de sangre y su posterior lavado con suero fisiológicos, manipulación instrumental y curas con cambios constantes.

En la mayoría de los casos, los hematomas de piel de mayor volumen y profundidad puede degenerar en necrosis de zonas cercanas a la afección, abriendo hacia el exterior del cuerpo del paciente en forma de ulcera con meses de evolución y desarrollo, lo que supondría una clara disminución de la calidad de vida del paciente y una complicación mayor que requerirá de cuidados médicos y hospitalarios de mayor impacto.

Procedimientos ante los Hematomas Subcutáneos

Mayormente, los casos de hematomas en la piel no suelen ser graves y se pueden considerar benignos. Al tiempo desaparecerán por sí solos. Un tratamiento común es mojar una toalla con agua fría y colocarla en la zona o colocar hielo. Bajo otras circunstancias, el hematoma es muy grande y causa mucha molestia, bajo la ejecución médica se puede hacer una punción que permitirá la evacuación de la sangre.

Además del hielo, el árnica se usa comúnmente como agente anti-inflamatorio, ayuda a calmar el dolor por medio de propiedad analgésicas por sus ácidos gálico, caféico y clorogénico, helenalina y dihidrohelenalina, adicionado a los alcoholes le vuelven anti inflamatorio. También para hematomas en la piel es aplicable la sal anti inflamatoria ya que absorbe el líquido intercelular y disminuye la inflamación. Por otra parte, colocar cebolla en el área afectada permite estimular el flujo linfático, logrando que la sangre no se acumule y los hematomas no se forme, pero esta aplicación debe ser rápida en cuanto se  sufre la lesión. También es muy funcional aplicar vinagre de manzana ya que favorece la circulación de la superficie de la piel.

También es muy común ante unos hematomas cutáneos la aplicación de sábila o aloe vera, ya que esta planta posee propiedades anti inflamatorias y regeneradoras, al aplicarla se logra evitar el cambio de color en la piel además que ayuda a calmar el dolor. Como parte de los procedimientos ante un hematoma también puedes colocar perejil machacado sobre la zona afectada, con el eugenol de esta hierba podrás reducir la inflamación y el dolor. Otro remedio bastante efectivo es la aplicación de agua de hamamelis, la cual posee químicos como el tanino que servirá para calmar el dolor y recuperar el tejido. Además del agua hamamelis, puedes usar el ajo, que también posee poderes regenerativos y puedes tanto comerlo crudo como colocar agua de ajo en la zona afectada.

Entre otras recomendaciones también puedes usar la papa fresca cortada en delgadas hojuelas, ya que con su enzima llamada catalasa puede oxigenar las células dañadas y sanarlas. Ante todo, si observa que los moratones subcutáneos se ponen rojos y calientes es recomendable visitar un medico ante una posible infección. Y en caso de que su aparición sea de forma espontanea y no por un golpe o una lesión recibida, es conveniente consultar al médico ya que estos hematomas pueden estar asociados a alguna anomalía sanguínea y el tratamiento no sea tan sencillo como los que explicamos en este artículo.

Además de Hematomas Subcutaneos también te puede interesar: